Optimización-
Dado que el desarrollo sostenible es un proceso, en nuestras fincas hacemos un uso eficiente de los recursos disponibles al integrar agricultura y ganadería, con vínculos entre sí a fin de fomentar la conservación de nuestro entorno y salvaguardar la salud pública y ambiental.
Variedad-
Una forma de gestión racional y responsable, con cultivos autóctonos de cada zona en la que estamos presentes: frutales de diferentes variedades sobre todo cítricos, almendros de secano, olivos con su consecuente producción de aceite en almazaras tradicionales, incluso huertos ecológicos de hortalizas y verduras para autoconsumo.
Global-
Cultivos en nuestras fincas, cosechas de beneficios para todos.